Spotlight: alzar la profesión del periodista por encima de la fe

Nominaciones Spotlight

¡Buenas seguidores de La 4ª Línea! Hoy os quiero hablar de una película que me ha encantado: Spotlight. La considero un elogio a la profesión del periodista. Es de seas películas memorables que se recomendarán ver en la facultad de comunicación como otras tantas que engrosan la lista.

Es una bocanada de aire fresco ver una película que representa bien la lucha interna en una redacción por la investigación de un tema. ¿Podemos escribir sobre la iglesia o mejor nos apartamos? La fe o la verdad.

La película trata de que los cuatro miembros de la redacción de Spotlight investigan sus temas el tiempo que haga falta para sacar la noticia desde todos los lados del problema. Antes de la llegada de un nuevo director a un periódico de Boston, una ciudad muy católica, el equipo estaba buscando un reportaje de investigación sobre el cuerpo policial. El nuevo director es judío y pone nerviosos a los altos directivos. Sobre todo a la iglesia. 

Todo esto es introductorio para que con el avance de la película te des cuenta de una cosa. A veces, no se ve la anomalía porque la sociedad la ve como normal. El director Marty Baron, interpretado por Liev Schreiber, lee una columna en la que resulta que un caso de pederastia en el clero era sabido por un alto cargo de la archidiócesis. Así que asigna la investigación para destaparlo al equipo de Spotlight.

Ya, no es para tanto, unas pocas manzanas podridas no pueden empañar una institución sagrada. ¿O sí? ¿De cuántas “manzanas podridas” estamos hablando? ¿Cómo actúan cuándo se sabe que abusan a los menores? ¿Los despiden? ¿Indemnizan a las víctimas? Todas estas preguntas no os las voy a responder, hay que ver la película.

Así es como el reportaje de investigación que al principio no parece gran cosa, acaba descolocando a una profunda comunidad católica como Boston y al mundo entero. Ver en la gran pantalla el proceso que llevan a cabo los tres reporteros y el editor para hallar la verdad es un privilegio.

Y también un mal trago. Hubo personas que enviaron pruebas de que la pederastia en el clero no era cosa de unos pocos. O que la Iglesia Católica borraba sistemáticamente todo rastro para ocultar el escándalo.

Así que vamos por partes. La dirección de la película a cargo de Thomas McCarthy me gustó, se nota el trabajo del director en ensamblar la cinta para darte un producto perfectamente construido de principio a fin.

La historia está bien estructuradate mantiene en el asiento expectante. Cada nuevo giro de los acontecimientos hace que no decaiga la atención. Y el final es… Yo me quedé con la boca abierta y asomando las lágrimas en los ojos. Por eso la veo bien nominada como mejor guión original. La historia está basada en hechos reales. Me parece un buen trabajo de sintetización sobre el caso que investigaron durante meses los reporteros.

La música compuesta por Howard Shore está bien acompañada en todas las escenas, tiene el poder de cambiarte el estado de ánimo con sólo unos acordes en las escenas más importantes.

En cuanto al reparto, estamos hablando de una película con una buena plantilla de actores que interpretan sobriamente su papel. Incluso llegaron a estar junto con los verdaderos reporteros de Spotlight

Mark Ruffalo interpreta a Michael Rezendes. Está nominado a los Óscars como mejor actor de reparto. Su papel casi es un cliché en cuanto a la profesión del periodista de investigación. Su compromiso laboral le ha provocado diferencias con su mujer. Le vemos corriendo de un lado a otro, intentando pasar el tiempo que haga falta para una mísera declaración. La evolución de cómo se gana la confianza de una persona clave que tiene pruebas.

Rachel McAdams es Sacha Pfeiffer, la segunda reportera. También nominada como mejor actriz de reparto. Su labor consiste en entrevistar a todas las víctimas que pueda para conseguir su testimonio. También interpreta el segundo cliché periodístico. La mujer que triunfa laboralmente vive en casa de la familia sin marido ni hijos. 

El tercero es Matt Carroll que lo interpreta el actor Brian d’Arcy James. Es el apoyo del grupo y quizás por eso tiene familia e hijos; es el equilibrado en cuanto a una vida familiar y laboral. No por eso significa que no se meta en la investigación. Hace su trabajo e incluso compagina el tiempo con otras actividades.

Walter Robinson es el editor de Spotlight. Michael Keaton es el encargado de darle vida en la gran pantalla. Vemos su labor de guía y mando en el equipo de investigación. Les da las directrices de cómo actuar, pasos a seguir y apoyo. También toma las decisiones: cómo enfocar el artículo, qué testimonios son más importantes o qué día publicar el artículo. El actor nos muestra a una persona bien integrada en la comunidad que tiene dudas. Fue a un buen colegio, se rodea de gente importante y tiene muchas personas que le aprecian. Su duda es por qué no pudo ver la noticia antes cuando hubo indicios.

Sin duda se ha convertido en una de mis películas favoritas de los Óscars, junto a La gran estafa. Pronto escribiré una quiniela personal de los que considero ganadores en las principales nominaciones de la edición 2016.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s